-->




R A S A B A D Ú

jueves, enero 29, 2015:

Pensaba que no había un paisaje pero
hay un paisaje:
En el vientre de mi hermana se gesta un niño.
También podría decir que
en la panza de mi hermana crece Blas,
como un poroto en un frasco de dulce,
entre algodones húmedos. Pero:
-en el vientre de mi hermana se gesta un niño-
suena más milagroso. Más medallita.
Y que te crezca alguien nuevo,
como el brote de un poroto entre algodones húmedos,
es un milagro. Algo extraño. Magia blanca.
Una brujería que algunas mujeres deciden ejercer.
Ahora la internaron,
y le pusieron suero para frenarlo a Blas,
que quiere nacer sin pulmones.
Si la llamás por teléfono te
cuelga antes de que te
despidas.
Para quedarse llorando
sin que puedas verla.
Me pregunto por qué Blas,
que ni siquiera tiene pulmones,
angustia a su madre antes de tiempo.
¿Qué será de ella entonces,
cuando él pueda llenárselos de humo?
Con mi carita de buena, cuando salí
también le hice angustia a la mía
y presión en un ojo hasta que
dejó de ver.
Tuvieron que separarnos el partero y las enfermeras
que la asistían.
Del asunto las dos salimos malheridas:
Ella con un ojo ciego
y yo con un soplo en el corazón.
Cuando lo cuento y me dicen: -Qué bajón-
Me gusta responder:
-No tanto, siempre quise tener
una
mamá
pirata.
-Un soplo-
me decía ella
-es tener aire en el corazón.
Como un vientito-.
En esa explicación nos reconciliábamos.
Mariana, una nena vecina
me porfiaba que un soplito es
un agujerito en el corazón que te sangra.
Al soplo le echaban la culpa
de que me la pasara llorando como un chancho.
Un chancho chiquitito, rosado, agradable, me imagino.
De esos que no vale la pena carnear.
De esos que cualquiera adoptaría
una tarde
en el parque,
sin pensarlo mucho.
Pero en vez de llevarme al parque
me sacaban bajo un árbol
para que solita se me quitara la maña de llorar.
Y funcionó.
Hay chanchos que si les acaricias la panza
no pueden evitar quedarse dormidos.
Qué bestia hermosa.
Por eso Blas, a vos te digo:
que de este lado se la pasa bastante bien.
Te tocó mamá maestra, papá taxista.
De hermana una gordita piola.
Viven frente a la plaza, rodeados de terreno
y les dieron el Procrear para un baño más, un agrandar la cocina
y hacer una pieza donde
pasarás como 18 años por lo menos.
Así que tranquilo: Hay tiempo.
De este lado se la pasa bastante bien
pero tranquilo, disfrutalo.
Porque por las noches, cuando esté oscuro,
y zumbe por la ventana lo que anda en la calle
y tu cuerpo esté echado entre almohadones,
o abrazado a la espalda caliente de una mujer
o de un hombre
o de los dos,
descubrirás:
aquello que te mantiene despierto ya no interrumpe el sueño de nadie.
Una sensación fundante volverá a vos,
y extrañarás algo
que te hará arrepentirte de haberte apurado tanto.



-Marie Gouiric

Édgar Omar Avilés // 1/29/2015 12:38:00 p. m.

______________________

martes, enero 27, 2015:

-Juan José Saer


Édgar Omar Avilés // 1/27/2015 12:37:00 p. m.
______________________

domingo, enero 25, 2015:

No se escribe por necesidades literarias, sino por la necesidad que la vida tiene de expresarse.
-María Zambrano


Édgar Omar Avilés // 1/25/2015 12:35:00 p. m.

______________________

viernes, enero 23, 2015:

DONDE UNA VEZ LAS AGUAS DE TU ROSTRO
Dylan Thomas


giraron impulsadas por mis hélices, sopla tu áspero fantasma,
los muertos alzan la mirada;
donde un día asomaron el pelo los tritones
a través de tu hielo, el viento áspero navega
por la sal, la raíz, las huevas de los peces.
Donde una vez tus verdes nudos hundieron su atadura
en el cordón de la marea, allí camina ahora
el vegetal destejedor,
con tijeras filosas, empuñando el cuchillo
para cortar los canales en su origen
y derribar los frutos empapados.
Invisibles, tus mareas medidoras del tiempo
irrumpen en las camas galantes de las algas;
el alga del amor se vuelve mustia;
allí en torno a tus piedras
sombras de niños van, que desde su vacío
lloran ante el mar colmado de delfines.
Secos como la tumba, tus coloreados párpados
no serán aherrojados mientras la magia se deslice
sabia sobre el cielo y la tierra;
habrá corales en tus lechos,
habrá serpientes en tus mareas,
hasta que mueran todos nuestros juramentos del mar.


Édgar Omar Avilés // 1/23/2015 12:34:00 p. m.
______________________

miércoles, enero 21, 2015:


Avanzo a través del túnel que excavé durante meses en la toba blanda. Me arrastro por este nauseabundo arroyo con la desesperación de los que se saben imantados por fuerzas fatales, de los que han infligido dolor, de los que han sido martillos inclementes para numerosos clavos. Después de dos horas de angustia, mi cuerpo asoma fuera de la boca del túnel. El zumbido de los oídos desaparece. Logro esquivar los reflectores en el mortal damero del patio de la prisión. Me muevo como un veneno recién inoculado. Acometo sin respiro los vastos y resbaladizos muros de cantería. Tras ocultar las sábanas encordadas, atento a los paseos de los guardianes, me interno en las sombras reconocibles de la tercera galería. Puedo escuchar el roce de mis pisadas y el frotecillo asombrado del mecanismo de la suerte. Por fin estoy ante los barrotes. Inspiro profundamente, adelgazándome, y me deslizo entre ellos. Con infinito alivio regreso a las dulzuras de mi celda, a salvo de la aturdidora, extenuante y espantosa libertad.

Édgar Omar Avilés // 1/21/2015 12:32:00 p. m.
______________________

jueves, noviembre 27, 2014:

PAISAJES DE LA VOZ
(Ángel Carlos Sánchez. --Fragmento)


No es el viento lo que mueve el pasto
sino la luz.
Es también la claridad
la que cimbra las montañas,
la que empuja nubes
hacia quién sabe qué destino.
Nuestra mirada forma parte del paisaje.
Por eso la luz
podría arrastrarnos como el tiempo
y a las hojas.
Nuestra sombra es un lastre
que afortunadamente
nos sostiene.
___________________


MURIENDO DE AMOR POR ESA PERRA
(Ángel Carlos Sánchez)


Es bella la asesina:
tiene su mirada el filo de un diamante
y de su piel emana una toxina alucinógena;
su cuerpo es una parvada de aves ciegas
que vuelan hacia el mar por puro instinto.
Es bella: de sus pasos brotan árboles de sombra,
y alrededor la luz llovizna y quema el suelo.
Es poca cosa compararla con la sangre,
pero es hermosa como el brillo de una herida,
como una pequeña dosis de suicidio.
Es bella: su palabra forma huecos en lo oscuro.
Es hermosa y lleva entre los dedos,
como ramo de flores palpitante,
un agujero negro en expansión.

___________________


Al morder y besar arranca vida;
deja larva de pena cuando suelta.
Se va, y la soledad queda revuelta
en el vértigo gris de una caída.

___________________


ADORMECIDAS PALABRAS SUEÑAN DESPERTAR
(Ángel Carlos Sánche. --Fragmento)

Éste es un poema de bajo presupuesto
o quizá es un sueño que ha pasado de moda
aunque tiene sus misterios igualmente:
advertimos que a falta de metáforas
le hemos puesto vidrios de colores,
un espejo algo viejo, deslucido,
una nube muy blanca
y un pequeño cacto casi seco.
A falta de un buen ritmo
repetimos una y otra y otra vez
la palabra silencio.





Édgar Omar Avilés // 11/27/2014 12:22:00 a. m.

______________________

lunes, octubre 20, 2014:

(José B. Adolph)

Aquella tarde, cuando tintinearon las campanillas de los teletipos y fue repartida la noticia como un milagro, los hombres de todas las latitudes se confundieron en un solo grito de triunfo. Tal como había sido predicho doscientos años antes, finalmente el hombre había conquistado la inmortalidad en 2168.
Todos los altavoces del mundo, todos los transmisores de imágenes, todos los boletines destacaron esta gran revolución biológica. También yo me alegre, naturalmente, en un primer instante.
¡Cuanto habíamos esperado este día!
Una sola inyección, de cien centímetros cúbicos, era todo lo que hacia falta para no morir jamás. Una sola inyección, aplicada cada cien años, garantizaba que ningún cuerpo humano se descompondría nunca. Desde ese día, solo un accidente podría acabar con una vida humana. Adiós a la enfermedad, a la senectud, a la muerte por desfallecimiento orgánico.
Una sola inyección, cada cien años.
Hasta que vino la segunda noticia, complementaria de la primera. La inyección solo surtiría efecto entre los menores de veinte años. Ningún ser humano que hubiera traspasado la edad del crecimiento podría detener su descomposición interna a tiempo. Solo los jóvenes serian inmortales. El gobierno federal se aprestaba ya a organizar el envió, reparto y aplicación de la dosis a todos los niños y adolescentes de la tierra. Los compartimentos de medicina de los cohetes llevarían las ampolletas a las más lejanas colonias terrestres del espacio.
Todos serían inmortales.
Menos nosotros, los mayores, los formados, en cuyo organismo la semilla de la muerte estaba ya definitivamente implantada.
Todos los muchachos sobrevivirían para siempre. Serían inmortales, y de hecho animales de otra especie. Ya no seres humanos; su psicología, su visión, su perspectiva, eran radicalmente diferentes a las nuestras. Todos serían inmortales. Dueños del universo para siempre. Libres. Fecundos. Dioses.
Nosotros, no. Nosotros, los hombres y mujeres de más de 20 años, éramos la última generación moral. Éramos la despedida, el adiós, el pañuelo de huesos y sangre que ondeaba, por última vez, sobre la faz de la tierra.
Nosotros, no. Marginados de pronto, como los últimos abuelos de pronto nos habíamos convertido en habitantes de un asilo para ancianos, confusos conejos asustados entre una raza de titanes. Estos jóvenes, súbitamente, comenzaban a ser nuestros verdugos sin proponérselo. Ya no éramos sus padres. Desde ese día éramos otra cosa; una cosa repulsiva y enferma, ilógica y monstruosa. Éramos Los Que Morirían. Aquellos Que Esperaban la Muerte. Ellos derramarían lágrimas, ocultando su desprecio, mezclándolo con su alegría. Con esa alegría ingenua con la cual expresaban su certeza de que ahora, ahora sí, todo tendría que ir bien.
Nosotros solo esperábamos. Los veríamos crecer, hacerse hermosos, continuar jóvenes y prepararse para la segunda inyección, una ceremonia que nosotros ya no veríamos cuyo carácter religioso se haría evidente. Ellos no se encontrarían jamás con Dios. El último cargamento de almas rumbo al más allá, era el nuestro. ¡Ahora cuanto nos costaría dejar la tierra! ¡Como nos iría carcomiendo una dolorosa envidia! ¡Cuantas ganas de asesinar nos llenaría el alma, desde hoy y hasta el día de nuestra muerte!
Hasta ayer. Cuando el primer chico de quince años, con su inyección en el organismo, decidió suicidarse. Cuando llegó esa noticia, nosotros, los mortales, comenzamos recientemente a amar y a comprender a los inmortales.
Por que ellos son unos pobres renacuajos condenados a prisión perpetua en el verdoso estanque de la vida. Perpetua. Eterna. Y empezamos a sospechar que dentro de 99 años, el día de la segunda inyección, la policía saldrá a buscar a miles de inmortales para imponérsela.
Y la tercera inyección, y la cuarta, y el quinto siglo, y el sexto; cada vez menos voluntarios, cada vez más niños eternos que implorarán la evasión, el final, el rescate. Será horrenda la cacería. Serán perpetuos miserables.
Nosotros, no.

Édgar Omar Avilés // 10/20/2014 04:27:00 p. m.
______________________


This site is powered by Blogger because Blogger rocks!










*¿QUÉ HAY DETRÁS DEL BIOMBO?


PERFIL
rasabadu@hotmail.com

+SEGUIR ESTE BLOG+

*+* RASABADÚ TV *+*

CUENTO MIOS EN LA RED

*A pasos de la cima
*Helado de nuez y pistache
*Las entrañas de las legiones
*Genaro
*Vida Extra
*Velázquez
*La Manzana
*La última batalla de los ancianos
*El secreto del Sol
*Jonathán
*El Deunkoza
*Desdoblamiento
*Encierro
*El Remedio
*Instrucciones para soplar burbujas
*Tríptico de la tiniebla


¿QUÉ HAY EN EL AYER?


¡PRUEBA TU SUERTE CON UN POST AL AZAR!


O elige una semana de posts:
432 - 431 - 430 - 429 - 428 - 427
426 - 425 - 424 - 423 - 422 - 421
420 - 419 - 418 - 417 - 416 - 415
414 - 413 - 412 - 411 - 410 - 409
408 - 407 - 406 - 405 - 404 - 403
402 - 401 - 400 - 399 - 398 - 397
396 - 395 - 394 - 393 - 392 - 391
390 - 389 - 388 - 387 - 386 - 385
384 - 383 - 382 - 381 - 380 - 379
378 - 377 - 376 - 375 - 374 - 373
372 - 371 - 370 - 369 - 368 - 367
366 - 365 - 364 - 363 - 362 - 361
360 - 359 - 358 - 357 - 356 - 355
354 - 353 - 352 - 351 - 350 - 349
348 - 347 - 346 - 345 - 344 - 343
342 - 341 - 340 - 339 - 338 - 337
336 - 335 - 334 - 333 - 332 - 331
330 - 329 - 328 - 327 - 326 - 325
324 - 323 - 322 - 321 - 320 - 319
318 - 317 - 316 - 315 - 314 - 313
312 - 311 - 310 - 309 - 308 - 307
306 - 305 - 304 - 303 - 302 - 301
300 - 299 - 298 - 297 - 296 - 295
294 - 293 - 292 - 291 - 290 - 289
288 - 287 - 286 - 285 - 284 - 283
282 - 281 - 280 - 279 - 278 - 277
276 - 275 - 274 - 273 - 272 - 271
270 - 269 - 268 - 267 - 266 - 265
264 - 263 - 262 - 261 - 260 - 259
258 - 257 - 256 - 255 - 254 - 253
252 - 251 - 250 - 249 - 248 - 247
246 - 245 - 244 - 243 - 242 - 241
240 - 239 - 238 - 237 - 236 - 235
234 - 233 - 232 - 231 - 230 - 229
228 - 227 - 226 - 225 - 224 - 223
222 - 221 - 220 - 219 - 218 - 217
216 - 215 - 214 - 213 - 212 - 211
210 - 209 - 208 - 207 - 206 - 205
204 - 203 - 202 - 201 - 200 - 199
198 - 197 - 196 - 195 - 194 - 193
192 - 191 - 190 - 189 - 188 - 187
186 - 185 - 184 - 183 - 182 - 181
180 - 179 - 178 - 177 - 176 - 175
174 - 173 - 172 - 171 - 170 - 169
168 - 167 - 166 - 165 - 164 - 163
162 - 161 - 160 - 159 - 158 - 157
156 - 155 - 154 - 153 - 152 - 151
150 - 149 - 148 - 147 - 146 - 145
144 - 143 - 142 - 141 - 140 - 139
138 - 137 - 136 - 135 - 134 - 133
132 - 131 - 130 - 129 - 128 - 127
126 - 125 - 124 - 123 - 122 - 121
120 - 119 - 118 - 117 - 116 - 115
114 - 113 - 112 - 111 - 110 - 109
108 - 107 - 106 - 105 - 104 - 103
102 - 101 - 100 - 99 --- 98 --- 97
96 --- 95 --- 94 --- 93 --- 92 --- 91
90 --- 89 --- 88 --- 87 --- 86 --- 85
84 --- 83 --- 82 --- 81 --- 80 --- 79
78 --- 77 --- 76 --- 75 --- 74 --- 73
72 --- 71 --- 70 --- 69 --- 68 --- 67
66 --- 65 --- 64 --- 63 --- 62 --- 61
60 --- 59 --- 58 --- 57 --- 56 --- 55
54 --- 53 --- 52 --- 51 --- 50 --- 49
48 --- 47 --- 46 --- 45 --- 44 --- 43
42 --- 41 --- 40 --- 39 --- 38 --- 37
36 --- 35 --- 34 --- 33 --- 32 --- 31
30 --- 29 --- 28 --- 27 --- 26 --- 25
24 --- 23 --- 22 --- 21 --- 20 --- 19
18 --- 17 --- 16 --- 15 --- 14 --- 13
12 --- 11 --- 10 ---- 9 ----- 8 ---- 7
6 ---- 5 ----- 4 ----- 3 ----- 2 ----- 1


UTILERÍAS


OTRAS VIDAS VIRTUALES


Este blog se ve mejor con Firefox

www.flickr.com
Éste es un módulo Flickr que muestra fotos o videos públicos de Édgar Omar Avilés. Crea tu propio módulo aquí.


*****************











No respiramos: Inflamos fantasmas, Ed. Posdata /Conaculta, 2014.

La VALÍStica de la Realidad, Ed. Secretaría de Cultura de Michoacán, noviembre 2012. (Premio Michoacán de Ensayo "María Zambrano" 2012)

Cabalgata en Duermevela, Ed. Tierra Adentro, 2011. (Premio Nacional de Libro de Cuento Joven "Comala" 2011)

Luna Cinema, Ed. Tierra Adentro, 2010. (Premio Nacional de Libro de Cuento "San Luis Potosí" 2008)

Embrujadero, Ed. Secretaría de Cultura de Michoacán, 2010. (Premio Michoacán de Libro de Cuento "Xavier Vargas Pardo" 2010)

GUIICHI, Ed. Progreso, Mayo 2008, novela corta (Recomendado como lectura por IBBY-México en 2010.)

RESEÑAS: javascript:void(0)
Disponible en librerías:
La Noche es luz de un Sol Negro, Ed. Ficticia, Septiembre 2007 (Mención honorífica el Premio Nacional de Libro de Cuento "Agustín Yáñez" 2004).

RESEÑAS:
Disponible en librerías:
EDUCAL

(Morelia, Michoacán, México, 1980). Maestro en Filosofía de la Cultura (UMSNH), licenciado en Comunicación (UAM-X), y diplomado en la Escuela de Escritores (SOGEM).
Autor de cuatro libros de cuentos: Cabalgata en Duermevela (Ed. Tierra Adentro, 2011. Premio Nacional de libro de cuento Joven "Comala" 2011), Luna Cinema (Ed. Tierra Adentro, 2010. Premio Nacional de Libro de Cuento de Bellas Artes "San Luís Potosí" 2008), Embrujadero (Ed. Secretaría Michoacana de Cultura, 2010. Premio Michoacán de Libro de Cuento "Xavier Vargas Pardo" 2010) y de La Noche es Luz de un Sol Negro (Ed. Ficticia, 2007. Mención de honorífica en el Premio Nacional de Libro de Cuento Agustín Yáñez 2004, de una novela: Guiichi (Editorial Progreso, 2008) y de un libro de ensayo "La VALÍStica de la realidad (abordaje de lo real en la novela VALIS, de Philip K. Dick (Ed. Secretaría Michoacana de Cultura, 2012. Premio Michoacán de Ensayo "María Zambrano" 2012).
También ha ganado los premios de cuento "Magdalena Mondragón" 2006, Premio Binacional de Cuento México–Québec 2003, premio de Cuento Breve de la Revista Punto de Partida 2002, entre otros. Está seleccionado en una veintena de antologías, entre ellas en las ediciones 2004 y 2005 de Los Mejores Cuento Mexicanos (Editorial Joaquín Mortiz). Becario de Jóvenes Creadores del FONCA 2009-2010 (en cuento), y 2011-2011 (en novela). Premio al Mérito Artístico Juvenil de Morelia 2007 y de Michoacán 2009. Premio a la Trayectoria Literaria “José Tocavén Lavín” 2010 .



PUBLICACIONES EN ANTOLOGÍAS


Bella y Brutal Urbe, Ed. Resistencia, 2013, antólogo.

Antes de que las letras se conviertan en arañas, Ed. Instituto Mexiquense de Cultura, Agosto 2006, antólogo.

Revista Punto de Partida: Nueva narrativa michoacana, Ed. Punto de Partida, 2013. Selección y prólogo.
El canto de la salamandrea, Ed. Arlequín, 2013, Rogelio Guedea.
Lados B 2013, Ed. Nitro/Press, 2013, Mauricio Bares.
Alebrije de Palabras, Ed. BUAP, 2013, José Manuel Ortiz Soto y Fernando Sánchez Clelo.
Minibichario, Ed. Ficticia, 2012, José Manuel Ortiz Soto.
Dulces batallas que nos aninam la noche, Ed. Colectivo Paracaídas, 2011, Alejandra Quintero.
Turbulencia Dosmilonce, Ed. Ficticia, 2011. Antólogo: Alfredo Carrera.


Lenta Turbulencia, Ed. Jus, 2010. Atahualpa Espinosa, Alfredo Carrera, Luis Miguel Estrada y Édgar Omar Avilés


Los Viajeros, Ed. SM, 2010. Antólogo: Bernardo Fernández BEF


Negras intenciones, Ed. Jus, Noviembre 2009. Antólogo: Rodolfo J.M.


Letras en Guardía IV, Ed. SSP y Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, Noviembre 2009. Antólogo: Atahualpa Espinosa.


Yo no canto, Ulises, cuento, Ed. Fósforo-Conarte Nuevo León, Noviembre 2008. Antólogo: Javier Perucho


Grageas, Ed. Desde La Gente, Diciembre 2007.Antólogo: Fernando Reyes


Fantasiofrenia II, Ed. Libera, Octubre 2007. Antólogo: Fernando Reyes


Cupido Negro, Ed. Café literario, Abril 2007. Antólogo: Manuel Candás


Los Mejores Cuentos Mexicanos 2005 Ed. Joaquín Mortiz, 2005. Antólogo: José Manuel Prieto


Los Mejores Cuentos Mexicanos 2004 Ed. Joaquín Mortiz, 2004. Antólogo: Eduardo Antonio Parra


Novísimos cuentos de la República Mexicana Ed. Tierra Adentro, 2005. Antólogo: Maira Inzunza


Pragmatáfora, Ed. Sogem/Deescritura, 2004. Antólogo: Fernando Reyes

*************